top of page

Introducción

Cuando hablamos de adicciones, podemos referirnos a:

  • Drogadicción

  • Alcoholismo

  • Farmacodependencia

  • Adicción al juego, etc.

 

¿Cuándo se considera que existe un problema de adicción?

Cuando ya no podemos controlar la ingesta de una sustancia ya sea química (que sería una adicción convencional), o la realización de una actividad específica (adicciones no-convencionales).

 

Entre algunas drogas convencionales podríamos mencionar:

  • Alcoholismo

  • Tabaquismo

  • Consumo de marihuana

  • Clorhidrato de cocaína

  • Anfetaminas, etc.

El Contexto de Una Adicción

Las sustancias psicoactivas (SPA), son capaces de modificar el estado de ánimo de la persona (neurotransmisión), provocando estados de euforia.  Dichas sustancias pueden ser de origen natural o sintético.  Pero las modificaciones del comportamiento también pueden ser posibles con contacto sexual, atracones de comida, compras, relaciones afectivas patológicas, adicción al trabajo, a los juegos, al Internet, al ejercicio, etc.

 

La adicción, como toda enfermedad, tiene tres elementos esenciales:

  • Un huésped – la persona afectada por la adicción.

  • Un agente – la sustancia o actividad adictiva.

  • Un medioambiente contaminado – donde está presente el agente.

 

Con el tiempo, se va generando en el sujeto básicamente una neuro-adaptación en el cerebro que es capaz de interrumpir la acción de los neurotransmisores afectando su normal funcionamiento.

 

Por su efecto en el organismo, la persona que ha consumido una SPA experimenta, sensación de supremacía, disminución de sus funciones en sus actividades básicas como ser: hambre, sed, frio, sueño. Muchas sustancias actúan como depresores y alucinógenos.

El proceso de las adicciones atraviesa varias etapas:

  1. Consumo experimental.

  2. Consumo ocasional.

  3. Consumo habitual.

  4. Consumo dependiente.

  5. Consumo adictivo compulsivo.

 

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  1. Individuales

  2. Familiares

  3. Educativos

  4. Sociales

  5. Culturales

  6. Económicos

 

Existen algunas características que definen una personalidad adictiva entre ellas podemos mencionar que el adicto posee una baja autoestima, inadecuado control de impulsos, bajo control emocional, poca habilidad social, gusto por emociones intensas.

 

A largo plazo se va desencadenando un proceso de desensibilización y psicopatía.

 

En fases avanzadas de la enfermedad, el adicto proyecta características de personalidad neurótica, necesidad de control de los demás y carga con muchas culpas.

 

La persona adicta sufre muchos cambios en su personalidad, sus intereses y actitudes cambian mucho y muy poco se puede hacer cuando no es capaz de tomar consciencia de su propia enfermedad.  En este caso es muy difícil la recuperación.

Tratamiento

A pesar de que muchos creen que una adicción no se puede tratar, sí se puede, siempre y cuando se tome consciencia de la enfermedad y se someta a un tratamiento.  Éste funciona mejor y es más eficaz cuando la familia y otros involucrados se adhieren al tratamiento también.

 

El tratamiento dependerá de la voluntad de la persona enferma y de la aplicación de las técnicas adecuadas.  De inicio deberá intervenirse de manera intensiva y lo ideal será también involucrar a las personas que lo rodean y que también están afectadas.

Se requiere de ayuda interdisciplinaria ya que el adicto puede haber llegado a tener problemas a nivel familiar, laboral, académico, de pareja, etc.

 

Existen cuatro fundamentos transdisciplinarios para el manejo de las adicciones:

  1. Entender la adicción.

  2. Conocimiento del tratamiento.

  3. Aplicación de la práctica.

  4. Preparación profesional.


Muchas veces se requiere de la ayuda profesional de un médico para lograr estabilizar los efectos de la abstinencia.

En la actualidad, las estadísticas de las adicciones van en aumento y los costos son elevados ya sea a nivel público o privado.


Es necesario hacer promoción y prevención para evitar la enfermedad y sus recaídas.

bottom of page